15/11/14

El país de la chingada

Los mexicanos somos los únicos que entendemos a la perfección el significado de "chingar". "Deja de chingar" o "eres un chingón" son frases completamente opuestas, pero la gran ambivalencia de esta palabra permite que ambas sean correctas. 

Los recientes sucesos en el país hicieron que me diera cuenta de que la palabra "chingar" no sólo está en nuestro lenguaje. Va más allá. Está en nuestro ADN. 

En este país en el que me tocó vivir reina la filosofía de "chinga o te chingan".

Aquí, si no pagas impuestos, sientes que estás chingando al gobierno –aunque en realidad, los chingados somos todos– y cuando los pagas sientes que no sirve de nada porque el pavimento, el transporte y los servicios están de la chingada.

Aquí, todos los políticos prometen y cuando llegan al poder, se chingan dinero, se chingan contratos para sus propias empresas y nos chingan a todos.

Aquí, los narcos se chingan a los civiles, los ladrones te chingan el teléfono mientras vas en la calle, los líderes sindicales se chingan a sus empleados y hasta el jerarca de una congregación religiosa se chingaba a sus alumnos.

Aquí, si recibimos dinero de más, no decimos nada. "Que se chingue por güey". Y si alguien se encuentra una cartera, se la queda, porque si la entrega al policía, se la chinga.

Aquí, los jefes chingan a sus empleados con sueldos injustos, cada mes nos chingan con los gasolinazos y hasta el deporte más visto juega de la chingada.

Aquí las autoridades se chingaron a 43 estudiantes, el presidente se chingó una casa multimillonaria, los políticos nos chingaron con las reformas nuevas y no hacemos nada porque nos gusta que nos chinguen.

¿Estados Unidos Mexicanos? ¡Qué va! Este país debería llamarse "Estados Unidos de la Chingada". 

Esto cambiaría solamente si dejáramos de chingarnos entre nosotros y en una sola voz les dijéramos a las malas autoridades: ¡Deja de chingarnos o te mandamos a la chingada! Pero lo veo muy difícil porque chingar es parte de nuestro ADN.

¿Chingar o que me chinguen? He ahí el dilema. 

12/11/14

Ayotzinapa, lo peor de mí.

Ayotzinapa no es 43 asesinados; es un ejemplo de toda la asquerosidad que ocurre en el país: las muertas de Juárez, los feminicidios del Estado de México, los gasolinazos, los abusos de líderes sindicales, los descabezados, la casa millonaria del Presidente de la República. Y Ayotzinapa me asusta porque todo eso lo he permitido yo.

Ayotzinapa es la muestra de un sistema podrido que no debe continuar pero que más de 100 millones de personas seguimos permitiéndolo.

Ahora más que nunca siento asco por los políticos, pero siento más decepción por todos nosotros que hemos dejado que esos funcionarios continúen abusando.

Hoy más que nunca he dejado de creer en los políticos... pero también en esta sociedad.
Hoy no creo en la unión... ni que los buenos siempre ganan... ni en el final feliz.
Hoy no creo en que haya un cambio como siempre lo hemos pensado porque para que transformemos esto, no basta con lo que estamos haciendo.

No basta con ser buen ciudadano y dar lo mejor en el trabajo.
No basta con pagar impuestos y no dar mordidas.
No basta con quemar la puerta de Palacio Nacional.
No basta con marchar, prender velas o rayar paredes.
No basta con compartir notas en Facebook, usar #HashTags o hacer memes.
No basta con estar informados y discutirlo entre nosotros.
Es más, no basta con escribir esta entrada en el blog. 

Siento tristeza por mí y los mexicanos que nos partimos el alma de sol a sol pero que dejamos que nos sigan jodiendo. Y no solo estoy triste; también enojado con el sistema pero más conmigo mismo porque no sé qué hacer para mejorar a mi país. Sé que hay problemas, pero no sé cómo solucionarlos. 

Lo único que sé es que hoy me quiero largar de aquí porque siento que ni con las marchas, los paros, las redes sociales ni protestas lograremos algo. Y eso es lo que más me asusta: nunca pensé que querría irme del país.

Ayotzinapa me ha enfrentado a lo peor de México; pero más triste: me ha enfrentado a lo peor de mí. 


"El Ángel triste", por @javieremarlo, en Instagram.



12/10/14

El límite está en ti

Si hay una cosa que me fascina de ser creativo publicitario es que todos los días aprendo algo. Y no me refiero a aprender de temas relacionados con creatividad o publicidad; sino a aprender temas que no tienen que ver directamente con el trabajo.

Hace un par de meses, una marca de carnes frías nos pasó el último brief del año: hacer su campaña para el Teletón 2014. "Drama, amarillismo, desvío de fondos, evasión de impuestos, manipulación..." un sinfín de conceptos vinieron a mi mente. Y mi sorpresa fue mayor cuando descubrí que estaba equivocado. 

1º A mí en lo personal no me agrada que el Teletón sea pura lágrima y niños discapacitados frente a la cámara; pero aprendí que hay dos formas de verlo: puedes verlo con amarillismo y decir "pobre niño" o la otra en la que dices "qué ejemplo de vida es este niño". Antes de que el Teletón iniciara, la gente escondía a sus familiares con discapacidad. 17 años después, hay más conciencia del tema.

2º Televisa nos manipula con este movimiento. ¿En serio? Creo que antes del Teletón hay otras cosas que nos enajenan más como el futbol, las telenovelas, noticiarios...

3º Televisa evade impuestos. La crítica clásica. ¿Pues qué creen? Fundación Teletón no pertenece a Televisa. La televisora y Teletón tienen razones sociales distintas, o sea, que el dinero que perciben ambas nunca se mezcla. ¡Ah! Y si existe la duda aún, les cuento algo: hace 17 años, Fundación Teletón buscó a otra televisora mexicana para juntos hacer el proyecto. La respuesta fue un "no, gracias". Varias radiodifusoras se juntaron para hacer el Teletón y hasta el final, Televisa se unió al proyecto.

4º Digamos que mis argumentos no los convencen. De acuerdo, yo soy igual de incrédulo y me cuestiono todo. ¿Alguna vez han ido a algún Centro de Rehabilitación Teletón? ¿No? Pues les cuento: las instalaciones son increíblemente bellas. Las máquinas que rehabilitan a los niños son únicas, muchas de ellas no están en ningún otro país. La energía y alegría que se vive dentro es tal que no queda la mínima duda de que los niños son felices. Testimonios aquí y allá de mamás que están orgullosas de que su hijo ya camina o que su pequeña ya puede tomar el tenedor por sí sola. Los hechos hablan. La gente también.

5º Al hijo de una vecina no lo han querido atender en el Teletón. No es que no quieran; es que no pueden. La lista de espera es de 5 años. Mucho tiempo. Y hay más de 8,500 niños en estas listas. Muchos. Y no pueden ser atendidos porque no hay capacidad para atender a más. Y sí. en el Teletón son estrictos y si el paciente falta 3 veces los dan de baja para darle el lugar a otro niño que lleva hasta 5 años esperando.

La ONU recién dijo que no donemos al Teletón. Sí, leí notas en todos lados. ¿Ya leyeron la recomendación completa ? Seguro no. Pues les cuento: en pocas palabras, la ONU le dijo al Gobierno: "deberías tener un programa propio para discapacitados, no subirte a uno de la iniciativa privada". En ninguna parte del texto dice que no donemos. 

Estaría genial que el Gobierno tuviera un programa tan grande como el Teletón. Es más, no pido mucho: estaría genial que hiciera rampas en todas las banquetas. Es más, estaría genial que hubiera banquetas en todos lados. ¿Ven a lo que me refiero? El Gobierno no tuvo ni tiene la capacidad para hacer algo por la gente discapacitada. Por eso la iniciativa privada lo hace.

***
Después de 17 años, apoyaré a Teletón por primera vez en mi vida por dos razones:

1) No sé si hay desvíos, manipulación, evasión... no sé; pero de que ahí están los 21 Centros atendiendo a los niños que lo necesitan, ahí están. Y los más de 70 mil niños atendidos y cientos de voluntarios, médicos, enfermeras...

2) Esos niños me hicieron recordar algo: el único límite para alcanzar tus sueños eres tú.

***

"Las jefas. Edición especial".
Marca:FUD
Agencia: Teran\TBWA

Nota al pie: una terapia cuesta en promedio 350 pesos. ¿Cuánto te cuesta una noche de antro?



22/9/14

Charlie

No creo en lo sobrenatural, pero tampoco no creo.

***
Eran las 5:10 de la mañana. Nunca voy al baño a esa hora; pero ese 21 de septiembre de 1999 fue la excepción. Me levanté y caminé al baño. Recuerdo que sentí como si caminara entre pasillos interminables. Abrí la puerta del baño y encontré a Sara, mi hermana, parada inmóvil, como despierta, pero dormida. Me sobresalté. Ella reaccionó y también se asustó. Le pregunté que qué hacía ahí, pero no supo responderme. Salió del bañó y regresó a la cama.

***
Eran las 15:10 de ese mismo día. Como de costumbre, llegué de la secundaria, prendí la televisión para ver Hechos con Rosa María de Castro mientras la comida estaba lista. Sara y mi mamá estaban en la cocina murmurando entre ellas. "Cosas de mujeres", pensé. De pronto, la puerta de la entrada comenzó a azotarse como si alguien tratara de entrar. Fui a la cocina y sin pensar mis palabras, les dije: "¿Ya escucharon? Seguro es un muerto que quiere entrar". En ese momento, mi hermana estalló en llanto y sin tener que decírmelo, lo entendí: Charlie, mi mejor amigo, había sido derrotado por el cáncer.
***

Aún recuerdo el día del entierro: el sol picándome la nuca, mi hermana llorando abrazada de mi papá, amigos del taekwondo formados ante el ataúd despidiéndolo con un saludo marcial, la gente aplaudiendo mientras la caja bajaba a la fosa... Antes de salir del panteón, el papá de Charlie me tomó del brazo, me dijo lo mucho que su hijo me quería y me agradeció por la fotografía que le regalé a Charlie unas horas antes de morir en donde salían ambos. El señor me abrazó y rompimos en llanto.


Ya habían pasado varios días desde su muerte. Mi hermana y yo hablábamos de Charlie, de lo mucho que sufrió con las quimioterapias y recuerdos de la infancia. De pronto, sin razón alguna, la luz se fue. El susto creció cuando mi cuarto comenzó a llenarse de la loción de Charlie sin razón alguna. Corrimos gritando al cuarto de la televisión a contarle a mamá, fue al cuarto y dijo que no olía nada. Años más tarde, nos confesó que teníamos razón. Esa no fue la única vez que su aroma invadió nuestra casa.

***
No creo en lo sobrenatural, pero tampoco no creo. Años más tarde mientras mis papás estaban con los papás de Charlie, entre la plática y los recuerdos, salió a la luz la hora en que murió Charlie: 5:10 del 21 de septiembre. En ese momento comprendí que no existe la casualidad. No fue casualidad que me levantara al baño. No fue casualidad que mi hermana estuviera en el baño a la misma hora. No fue casualidad que nos encontráramos. Charlie quiso vernos juntos antes de regresar al todo. A la nada.

10/5/14

Las reinas de la publicidad

Si alguien ha sido homenajeada por la industria publicitaria es la mamá. Y entre cientos de intentos, unos fallidos y otros unas joyas de la publicidad, te presentamos algunos anuncios hechos para ellas, lquienes tienen la última palabra de lo que se compra en casa.

World's Toughest job. De Card Store


Mom Song. De Old Spice


You're doing ok, mom. De Johnson's


Mom. De Irn Bru

Las jefas. De Fud


Thank you, mom. De P&G.

¿Alguno que recuerden?

22/4/14

LIBRE INTERNET PARA TODOS


Aun cuando no está al alcance de todos, Internet es el medio más democrático que hay porque quienes tenemos acceso a él, podemos participar libremente.

Así, Internet se ha convertido en el gran buzón de quejas de la ciudadanía. Y no sólo de quejas; es un buzón de críticas. Y va más allá: es una plataforma de propuestas.

En unos días, “Las leyes secundarias en telecomunicación” podrían cambiar esa libertad que tenemos. La fracción III del artículo 145 dice que se podrá bloquear el acceso a determinados contenidos a petición del usuario. Exacto. La libertad que existe en este medio está por llegar a su fin. Y de nuevo, los medios le pertenecerán a unos cuantos. A esos cuantos que han demostrado tener precio. A esos que vendieron sus encuestas, planas y tiempo aire. (inserte aquí su periódico o televisora favorita: ________________).


¿Y quiénes creen que están impulsando esto? Nuestros gobernantes.

Sí, quienes se supone que deben ver por nosotros… están queriendo privarnos de ya un derecho universal: la libertad de Internet.

Señores gobernantes: 
¿Por qué se están olvidando de lo principal? Ustedes, señores gobernantes, SON NUESTROS EMPLEADOS. Y por eso tenemos la libertad y autoridad para quejarnos y criticar su desempeño laboral. Y también tenemos la obligación de proponer. La democracia es de todos; no de unos cuantos.

¿A qué le temen? ¿Qué quieren lograr con estos cambios? ¿Que no se evidencie su incompetencia para gobernar? Ahí está Michoacán.  ¿Que no se muestre su ignorancia? Ahí están tantos eventos públicos donde han metido la pata. ¿A que se inicie un movimiento? Pues si ese es su miedo, les recuerdo que una señora llamada Josefa lo logró cuando aún no existía Internet. 

Los pilares de la democracia son la libertad y cada vez que el gobierno prohíbe algo, una piedra de la democracia se tira.

Señor Peña, Señor Osorio, señores gobernantes:
Mi generación conoce la libertad y no dejaremos que nos la quiten así nomás, por un acto autoritario. Y si nos bloquean Internet, encontraremos la manera. ¿Por qué que creen? Porque no somos la generación apática que piensan. 


4/3/14

Pero... ¿qué te pasó? [Versión The Oscars]

No sé ustedes, pero en la pasada 86ª entrega de los Premios Óscar, me entró ansiedad al ver a los actores y actrices de Hollywood envejecidos: a Leonardo Di Caprio maltratado por el tiempo o a  Meryl Streep con el cabello completamente blanco. ¡El tiempo los atacó! Y al parecer no fui el único que sintió esa ansiedad. Linzie Silverman se dio a la tarea de juntar a actores nominados al Óscar con con sus pasados y este fue el escalofriante resultado.

Con ustedes esta edición de "Pero... ¿qué te pasó?

El ganador del Óscar a Mejor Actor 2014, Matthew McConaughey:

La siempre sensual Amy Adams:

La sobrevalorada Jennifer Lawrence:

El ganador al Óscar por Mejor Actor de Reparto del 2014, Jared Leto:

Sandra Bullock antes de ser atacada por el botox:

El inexpresivo pero muy querido por todos, Tom Hanks:

 Uno de los mejores actores de todos los tiempos, con Óscar o sin él, Leonardo Di Caprio:

 La mejor actriz del mundo, Meryl Streep:

La siempre mujer bonita, Julia Roberts:

Y Christian Bale:

Nota al pie de página:
Aunque no nos guste, el tiempo pasa por todos; bueno, casi por todos:

9/2/14

And the Oscar goes to...




Este año, sucederá lo que en 2013: los técnicos y Director serán para Gravity. El año pasado sucedió lo mismo con Life of Pi.
La mejor película extranjera será "La gran belleza".
El mejor guión adaptado será para "Philomena"; aunque "12 years slave" puede arrebatárselo.
La mejor fotografía por fin será para Emmanuel Lubezky. Ya era justo.
Maquillaje será para "Dallas Buyers Club".
La que se irá con las manos vacías será "The wolf of Wall Street". Y no me sorprendería. Está muy lejana de ser lo mejor de Scorsese. 

Haga sus apuestas.